La-boda-judia-1

El rito judío varía según el país y grado de ortodoxia de los participantes,  la boda no se puede celebrar en los días sábados por el Sabbat, ni las tres semanas después del verano, como tampoco en pascua hebrea ya que son festividades importantes para ellos.

Cuatro días antes de la boda, es tradición que la novia tome un baño purificador en un  mikve que es tipo piscina con las mujeres de la familia y amigas, no debe de llevar joyas ni maquillaje. En la víspera de la boda los novios van a la sinagoga a recibir la divina bendición del rabino para su futuro hogar.

La boda se puede realizar en la sinagoga o en una casa por un rabino el cual les da la bendición debajo del  huppah que es un baldaquín confeccionado con finas telas y flores que significa la fragilidad del ser humano y la protección divina. Ellos requieren como testigos a dos hombres que no sean religiosos ni amigos de la familia del novio

Es tradición de los judíos que el anillo de bodas no tenga piedras, ser de metal precioso y que pertenezca al novio y la novia no deberá llevar ninguna joya a la ceremonia. Una vez entregados los anillos el rabino da comienzo a la lectura del ketubah que es el contrato matrimonial y a continuación se cantan las siete bendiciones expresando los mejores deseos para la pareja.

Los novios beben de la misma copa el vino como sello de voluntad para compartir todo en sus vidas, después el novio tira la copa al suelo y los fragmentos significan fragilidad de la vida, hay una creencia que mientras más fragmentos haya en la copa, más felicidad habrá en la pareja.